Unos 'Ángeles' llamados Gestoras Sociales


Opinión
viernes 09 de septiembre de 2016

boyacaradio.com/ Nancy Amaya Rodríguez, actual Gestora Social Boyacá.


Por:Pascual Ibagué


Desde que se implementó la elección popular en municipios y departamentos se produjo el advenimiento de las llamadas Gestoras Sociales, en lugar de 'Primeras Damas'.

Con formación profesional o sin ella, en despachos acomodados a la carrera y sin sueldo, a estas tareas han llegado mujeres jóvenes o con alguna experiencia en cargos públicos, que con el pasar de administraciones y administraciones se han venido ganando el respeto, aplauso y exaltación, especialmente, de quienes reciben sus innumerables acciones.

En un trabajo que muchas veces pasa desapercibido, las Gestoras Sociales ayudan a que infantes, niños, personas en condición de discapacidad, ancianos, desempleados y hasta promesas deporte, puedan encontrar alguna solución a las múltiples necesidades que padecen.

Con mercados, ropa, muletas, sillas de ruedas, atención médica, kits escolares, recreación y actividades culturales, entre muchas otras 'bendiciones', hacen que todos los grupos vulnerables o personas necesitadas tengan un alivio para sus males físicos, pan en su mesa, abrigo para sus escuálidos cuerpos o sencillamente hagan realidad sueños fallidos.

Con el don de los justos, pintadas como artistas de mil caras, vestidas con el espíritu de hijas, hermanas, madres y hasta samaritanas, se les ve en parques, vías urbanas, humildes hogares, hospitales, centros de reclusión, ancianatos, orfanatos, lugares de tragedias y hasta encumbrados escenarios y despachos pidiendo y pidiendo por los que no tienen ni voz, ni fuerzas u otras capacidades para reclamar sus derechos.

En su eterno ir y venir, se la pasan desde las más tempranas horas del día, hasta las más altas horas de la noche, sábados, domingos y días festivos, siempre preocupadas porque don o doña, pepito o juanito tengan lo que necesitan con urgencia vital, aunque no este consagrado en consabido Plan de Desarrollo'.

Con la practicidad que guían sus hogares, echan hasta discursos en favor de los necesitados en los concejos, asambleas y todo tipo de organizaciones, porque siempre lo que consiguen es insuficiente para calmar la sed, el hambre, el dolor y el olvido de sus apadrinados.

Con el porte de liderezas que las caracteriza, se inventan los eventos más disímiles (reinados, rifas, cenas...) para que a las menguadas arcas de sus altruistas propósitos lleguen los recursos que permitan paladiar tantas vicisitudes.

Dando un colosal ejemplo de transparencia, en medio de una sociedad corrupta, las Gestoras Sociales son de las pocas instituciones territoriales que gozan de todo el aprecio, credibilidad y valoración, aunque solo sea por un consabido: ¡¡¡Dios se lo pague!!!.







Comparte en Facebook



Escribe un comentario

Publicidad

Síguenos en Redes


Lo más destacado


Publicidad

Indicadores Económicos

Facebook


Twitter


Publicidad

Unos 'Ángeles' llamados Gestoras Sociales